+12. ÚLTIMA

O no,- que diría Mariano Rajoy-. Con el cáncer nunca se sabe. Perteneces a un club al que no le gusta dejar salir a sus miembros.

Se que, desde fuera, puede entenderse mal que empañe la alegría del momento en que finalizo doce  sesiones de quimioterapia con una precaución que actúa como un amortiguador. ¡Vivan los optimistas de corazón! Yo no lo soy; Y para no parecer gafe,  me aprieto las costuras del optimismo y me digo: ¡joder!,  tienes que estar contento porque has culminado un proceso importante.  Mi cabeza me dice que tengo que estar contento aunque me siento un tanto frío y romo entre los vaivenes de la última nausea, que me recuerda que soy mortal. A esta escasa disposición a la felicidad, que traigo de serie, se une el cansancio acumulado en estos meses y mi alegría  no surge de forma espontánea sino que se parece más a una construcción racional. Se que lo que he conseguido es para estar feliz, y me lo repito y lo razono hasta el punto de crear algo parecido a un sentimiento de satisfacción.  Como una terapia de autoayuda. Como lo que ha hecho el PSOE con el resultado de 85 diputados en las elecciones de junio. ¿ Se entiende verdad ?

Será porque al recorrer  este camino de análisis, TAC’s y pruebas varias me di cuenta de que siempre seré una persona en libertad condicional, sometida, bendito sea Dios,- reencarnado en este caso en el Sistema Público de Salud-, a controles periódicos que traten de anticipar mi futuro. O quizás es que todo está demasiado reciente y cercano y la memoria no ha comenzado su trabajo de borrado selectivo que sirve para difuminar los perfiles de los detalles más negativos y protegerme  de mis propios recuerdos.

Sobre todo, un beso de amor y gratitud a mi mujer, Fátima. Pendiente de mí con tanto celo y ternura como para hacerme sentir salvo de todos los rayos del mal.

Y también, a mis amigos que me han acompañado tiernamente, algunos con la comprensión impagable de estar pasando o haber pasado por un trance parecido.  Todos ellos me han regalado su apoyo y su sonrisa y con alguno incluso he construido complicidades que antes no tenía. Así que en, cuestión de afectos, salgo de esta bastante más rico.

Y a mis hijos, que ellos, si sabían y saben que todo irá bien.

No se si escribiré más sobre el cáncer o no. Se que pertenezco al club y que el tema es como para no olvidarlo, pero ahora necesito tomar distancia y retomar mi vida ordinaria

Por si acaso, Adios.

 

 

1 Comment on +12. ÚLTIMA

  1. No había visto el +12.
    Ha valido la pena leer lo que nos has querido contar.
    Si, has sido muy afortunado con tu pareja… Y eso ayuda mucho a sobrellevar la lucha de la curación.
    Aquí lo dejamos. Ahora queremos leerte sobre otras tantas cosas que nos puedes contar.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.