+9.

Antes de ayer, coincidí en la novena sesión, con un compañero de trabajo del Ciemat, con una patología idéntica y en su décima sesión. Fue un deportista de cierto nivel y me comentó que había continuado la práctica del deporte, lo que además de mantenerle activo era bueno porque potenciaba el efecto de la quimioterapia. Yo ese efecto benéfico del deporte no lo conozco, aunque es cierto que no me suelo informar  sobre el cáncer a través de los medios de comunicación. Mi medico, al que consulté, porque también yo hago deporte habitualmente, no se mostró muy partidario, sin entrar en mayores explicaciones. Entendí, por la extrañeza de su gesto, que la pregunta no debe ser muy habitual, y supongo que no existen estudios que avalen esta hipótesis. En realidad la información divulgativa de que disponemos es mala y está compuesta  más por cantinelas  sobre las 7 cosas que deberías saber sobre el cáncer, o las 10 que evitarán que lo padezcas o las 4 de decírselo a tu pareja para que no se desmaye, que por artículos con fundamento. Basurilla, en fin, que nos rodea y complementa la información de muchos medios de comunicación, incluso de los tenidos por serios. Espero que esa moda pase porque ofende la inteligencia; todo lo que ofrece en frívolo y superficial. Incluso los artículos un poco más serios vienen envueltos en titulares para consumo rápido; y como ejemplo este artículo de El Periódico.

Lo peor de estas informaciones de baja calidad  es que generan opiniones y recomendaciones de dudoso valor y que, en algunos casos son tomadas por algunos como verdades absolutas. Quien no está a tanto del valor incalculable de la “cúrcuma” como alimento benéfico para toda clase de afecciones y problemas o de la mala prensa creciente de los azucares refinados entre la larga serie de alimentos procancerigenos. Me gustaría que toda esa información fuera suministrada desde ámbitos competentes y con el rigor necesario. De este modo solo se genera confusión y se fomenta una credulidad que solo beneficia a la industria que casualmente crece al calor de los pretendidos beneficios de los productos alternativos. Después puede resultar como con la homeopatía o con otros muchas cosas… nada.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.