Como me veo

Me voy a jubilar dentro de poco, realmente, dentro de muy poco. Es la primera vez que lo hago y seguramente la última, porque jubilarse está en la categoría de las cosas o los acontecimientos que  se hacen solo una vez en la vida. Como nacer o morirse. Jubilarse no es, tal vez, algo tan drástico, pero, en general es muy irreversible y creo que, como cuando “se va la luz”, que saltan” los plomos” de  los circuitos de la iluminación, electrodomesticos, garaje, etc., de la casa, la jubilación tiene que dejarte a oscuras y perplejo; la diferencia estriba en que, en este caso, la luz no vuelve..

Mis compañeros de trabajo intuyen lo del apagón y aunque yo me veo igual, los que  saben que me jubilo, me preguntan amablemente, ¿como te encuentras? Bien, respondo y me replican: pero te jubilas ¿no? Me doy cuenta que no debería sentirme bien al jubilarme porque de algún modo no se trata solo de que deje de trabajar de forma sistematica y retribuida;  se trata  de que ya no formaré  parte de la población activa que genera riqueza y levanta España; que tiene criterio sobre lo que hay que hacer y como; que tiene ilusiones y proyectos; que hace planes porque tiene futuro y porque tiene  futuro cuando va al banco le conceden hipotecas para construir su futuro. No; yo voy a ser pensionista, y eso parece implicar que se producirá un apagón vital de tal magnitud  que afectará a mi cerebro, mi espiritu y  mis ilusiones. Para siempre…

La verdad es que yo no me veo así, pero ¿quien sabe?

3 Comments on Como me veo

  1. Mensaje creo yo, algo pesimista que anticipa un estado que es probable pero solo si el protagonista de este cortísimo “rite de passage” (lo digo porque sucede siempre a las 12 de la noche de un día cualquiera y dura el segundo que tarde un día en acabar y el siguiente en comenzar)no decide comenzar su verdadero proyecto vital, en donde puede tener cabida parte de lo conocido antes o puede irrumpir en universos inéditos. Lo que uno ve desde el antes, queda invalidado en parte en el después, a causa de unas circunstancias diferentes que ponderan y desvían los proyectos que había, llas metas que se perseguían que en el futuro son diferentes a las programadas y el rol que uno quiere encarnar, así como las dimensiones de identidad que uno quiere encontrar, que han estado dormidas durante todo el ciclo laboral, por falta de tiempo o porque no convenían al sistema. Uno “no es lo que trabaja” , aunque la gente siempre prregunte ! ¿a qué te dedicas? en vez de quién eres tu?
    Mas bien lo concibo yo, lo que describes, como un “re-comienzo2 (como el que observa Marc Augé). Una posibilidad de desarrollar de forma personal, creativa sin protocolos ni evaluaciones, sin necesidad de justificar; es decir, de forma creativa y usando la inteligencia emocional a gusto, esa que estaba prohibida por la racionalidad instrumental de siempre. Una posibilidad de renacer (aceptada) y de renunciar a la identidad confortable, con nombre y reconocimiento, de siempre; esa que muchos te quitan cuando llega las 12 de la noche del día D. O mejor del día J (de jubilación). He conocido a personas que consideran que su proyecto más pleno, vital, personal, lo han empezado el el día J. Y han estado trabajando doble o triple para por subvencionarse la llegada a ese día. He visto cómo la experiencia del “re-comienzo”, libre, sin límites, ha producido en personas que conozco una sensación vital única, como la que tu señalas, esa que nunca habías experimentado y que no volverás a experimentar. Pero en este caso magnífica y deseable. En ciertos casos, la meta vital a perseguir (y estaba y coincidía con este estado que describes en el que vas a entrar). Bueno, es una dimensión diferente la que te contesta a esta entrada.

  2. Ignacio Pérez juan | 19 marzo, 2018 en 9:16 am | Responder

    Yo te conocí en un puesto de responsabilidad y comprendo tus reflexiones, que en sí mismas ya reflejan tu profesionalidad y buen hacer.
    Y lo comprendo también porque ha dos años que me planteé el mismo dilema y decidí seguir trabajando pues tengo la suerte que mi pensión y mi trabajo son compatibles.

    Por el buen recuerdo…..
    Sé feliz en la nueva etapa vital.

    Ignacio!!!

    • jose.azuara@gmail.com | 20 marzo, 2018 en 1:02 pm | Responder

      Gracias Ignacio. intentaré esta nueva etapa de mi vida tenga sentido, como lo he intentado siempre.
      Un abrazo

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.