La Energía Nuclear en España

Anda revuelto el mundillo nuclear, estos días, a propósito de la central nuclear de Santa María de Garoña, instalación que permanece parada desde hace varios años y cuyas empresas propietarias, (ENDESA IBERDROLA) han solicitado su  reapertura que debe ser estudiada e informada preceptivamente por el Consejo de Seguridad Nuclear y autorizada por el Gobierno.
Las razones por las que está parada no tienen que ver con la seguridad, estrictamente, sino con una dura pelea entre el Gobierno y las empresas eléctricas para conseguir, para esta central, un amplio periodo de operación que justifique las inversiones en seguridad adicionales exigidas por el CSN y que además permitiera la obtención de unos beneficios más que razonable.
De fondo, en mi opinión,Garoña y sus vicisitudes no eran ni son relevantes. Es una central claramente amortizada, con una potencia pequeña de 450 MW,  cuya producción es poco significativa en términos absolutos y de la que se puede prescindir sin problemas, de hecho está parada actualmente, ya que el parque de generación español tiene una sobrecapacidad notable y el problema es más bien  dar horas a las centrales de gas de ciclo combinado para dar rentabilidad esas inversiones.
Hay, por tanto, otras historias href=”http://elperiodicodelaenergia.com/cuando-alargar-la-vida-de-las-centrales-nucleares-es-mas-caro-de-lo-previsto/” target=”_blank”>subyacentes, que tienen que ver con intereses cruzados entre los que yo colocaría como telón de fondo las condiciones de operación de todo el parque nuclear español, que el sector desearía se extendiera al menos hasta sesenta años, siguiendo la linea de autorización establecida  por la Nuclear Regulatory Comisión de los EE. UU.
Sucede que el estudio de seguridad que está realizando el CSN coincide en el tiempo, con la situación de interinidad del gobierno de España, una posición del PSOE y los partidos a su izquierda, muy proclive al cierre de las centrales nucleares, “cuando alcancen su vida útil” y por supuesto a que Garoña permanezca parada ya indefinidamente.
Según publicaba el diario El País esta mañana, existe una petición al CSN por parte de diversas fuerzas políticas y organizaciones ecologistas para que el CSN demore la finalización del estudio y sobre todo, supongo, la presentación de las conclusiones, enriado que por sia caso son favorables a la apertura de la central.
En fin, decir, que el CSN no abre ni cierra centrales nucleares; simplemente establece las condiciones de seguridad que deben cumplir, los cambio tecnológicos, operativos y normativos que deben introducirse y el tiempo en el que dichos cambios deben producirse. Pedirle que demore un informe es pedirle que actúe de modo inadecuado  Sería mejor  solicitar  al gobierno, en funciones, que no tome ni esa, ni ninguna, decisión que tenga repercusiones a largo plazo en materia de política energética.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.