Quien soy: José Azuara Solís.

IMG_2487 copia

Creo que mis apellidos son, de origen arabe el primero y judío el segundo. Tengo, además, un Carrasco, que suena muy castellano, en tercer lugar y un Lopetegui en cuarta posición que es indudablemente “guipuzcoano”. Me parece bien; me gusta el mestizaje, el racial y el cultural porque son enriquecedores y puesto a fabular, prefiero pensar que soy el resultado de una mezcla, cuyo producto final es complejo y sabroso.

Nací en Barcelona, pero practicamente, toda mi vida ha transcurrido en Madrid y en Castilla. Cataluña y el País Vasco, donde he viajado bastante en distintas etapas de mi vida, no dejan de ser incursiones fisicas e intelectuales a otras culturas que descubrí  tan poderosas como distintas de la mía. Viajar y conocer me ha ayudado a entender la diversidad cultural  de nuestro país y leer un poco de Historia a darme cuenta de que el proceso de construcción de eso que llamamos España es mucho más complejo y tortuoso que lo que me dijeron en la escuela.

Con esa trayectoria, podría pensarse que no tengo pueblo, pero no es verdad; mi peripecia profesional me llevó al Bierzo en el año 2007, por un periodo de cinco años y allí la intensidad de las vivencias y las relaciones fueron tan fuertes que decidí unilateralmente adoptar la comarca como mi pueblo.

Ah!, además soy del Barça.

Para saber algo más de mí, si te apetece, puedes buscar en linkedin. Aunque no soy muy constante mantengo una cierta presencia sobre temas que me interesan y mi perfil está actualizado.

He titulado este Blog, “La Rendija”, porque creo que yo, y todos, somos eso, pequeñas rendijas a través de las cuales atisbamos el exterior; un exterior mucho más amplio y complejo que nos excede. A pesar de ello tratamos de interpretar y sacar conclusiones, porque, de un modo u otro,necesitamos entender y dar un sentido a nuesta vida y a lo que hacemos. Claro que parece necesario compartir e integrar muchas miradas, a través de muchas rendijas, para llegar a alguna conclusión de caracter más general. Y a lo mejor, ni así.